Papantla

El nombre de Papantla quiere decir en lengua indígena “la ciudad de los pájaros ruidosos”. Pero este formidable Pueblo Mágico de Veracruz no se distingue por su algarabía sonora, sino por el aroma a vainilla que prevalece en el ambiente. También por el famoso ritual de raíces prehispánicas de los Voladores, los cuales llenan de colorido y asombro el cielo de la comunidad girando desde lo alto. Papantla es uno de los sitios más agradables de visitar en el norte del estado. Cuando lo visiten no dejen de recorrer el pintoresco Mercado Hidalgo.

A unos 20 minutos de Papantla se localiza el extraordinario sitio arqueológico de Tajín, uno de los más relevantes en la región. Tanta es su importancia histórica, antropológica y arquitectónica que ha sido declarado como Patrimonio Cultural de la Humanidad por parte de la UNESCO.

Coatepec

Los aficionados al buen café hallarán muy disfrutable visitar la comunidad de Coatepec. Es un Pueblo Mágico localizado a una media hora al sur de Xalapa, una de las principales ciudades de la entidad. En esta zona del territorio nacional, una región cien por ciento cafetalera, se encuentra definida en su paisaje por los volcanes Cofre de Perote y Pico de Orizaba. Además, por sus muchas cualidades y atractivos nos abre una gran gama de actividades recreativas como la visita museos, galerías y ex haciendas. También es aconsejable visitar sus restaurantes y cafeterías, para saborear maravillas como el torito, una tradicional bebida local.

Es aconsejable visitar el Pueblo Mágico de Coatepec en el marco de la Feria del Café, la cual se realiza en el mes de mayo. Incluye muestras culinarias, actividades culturales y muchos eventos más.

Tequisquiapan

En el estado de Querétaro, en la región vinícola del centro de México. Tequisquiapan está a 180 km del D.F., por lo que te tomará alrededor de dos horas llegar por carretera.

¿Por qué vale la pena ir?

Por el ambiente de tranquilidad y paz que se vive en la región. Tequisquiapan es un pueblo ideal para la relajación y convivir con la familia. Pasea por la plaza central, con su agradable kiosko frente a la Parroquia Santa María de la Asunción mientras visitas tiendas de artesanías. La región es conocida por sus vinos y quesos, e incluso hay un museo dedicado a ellos. Cada mayo se lleva a cabo la Feria nacional del Queso y el Vino, por lo que es un gran momento para visitar Tequis. En los alrededores hay muchas opciones de cosas a hacer, como los balnearios de aguas termales, cuatrimoto e incluso vuelos en globo aerostático.

Orizaba

En el oeste de Veracruz en plena Sierra Madre Oriental, a los pies de la montaña más alta de México a la cual le da su nombre: Pico de Orizaba. Toma cerca de tres horas ir desde el D.F.

¿Por qué vale la pena ir?

Orizaba es un lugar que te sorprenderá con su bello centro colonial, sus parques y su paseo a orillas del río, además de las vistas al volcán Citlaltépetl con sus más de 5,700 metros de altitud. Incluso es posible subir la montaña con la ayuda de varias agencias especializadas. En el pueblo, visita la herencia francesa que se refleja en su bello palacio municipal y el Palacio de Hierro principal ejemplo de arquitectura art nouveau en México, diseñado por Gustave Eiffel. Visita el pueblo durante mayo y junio para asistir a la famosa Feria del Libro, o el 6 de octubre para celebrar la memoria del más famoso local Francisco Gabilondo Soler, mejor conocido como Cri-Cri.

Valle de Bravo

En el oeste del Estado de México a orillas del Lago de Avándaro, Valle de Bravo está a solo 145 km del centro de la Ciudad de México. Es un destino ideal para un puente o fin de semana, pues te tomará solamente dos horas manejar hasta la orilla del lago o tres horas en autobús.

¿Por qué vale la pena ir?

Porque tiene algo para todos. Camina por las calles del pueblo comiendo una deliciosa nieve local mientras paseas entre casas blancas con techos de teja; visita el mercado de artesanías para comprar cerámica o textiles otomíes, así como hierro forjado y cestería. Si lo tuyo son los deportes de aventura, este es el lugar para ti: en el lago puedes hacer pesca, vela y esquí acuático. En los alrededores hay tres campos de golf, rutas de bicicleta de montaña y sobre todo vuelo en parapente o ala delta, con el que podrás disfrutar las maravillosas vistas del lago y las montañas que lo rodean. Si visitas Valle de Bravo entre noviembre y marzo no olvides ir a los bosques de alrededor a ver la migración de la mariposa monarca.

Taxco

En el norte de Guerrero, a menos de tres horas por carretera de la Ciudad de México. Taxco se encuentra rodeado de montañas y cerros, de los cuales se extraía la plata por la que es famoso a nivel mundial.

¿Por qué vale la pena ir?

Porque es un pueblo que ha preservado su encanto colonial y no ha dejado que nuevas construcciones modernas alteren las vistas de la ciudad. Sus callejones y casonas son ideales para perderse en caminatas para explorar plazuelas y miradores. Las mejores vistas del pueblo se ven desde su teleférico.

El templo de Santa Prisca con sus altas torres en estilo barroco, sirve como centro de referencia cuando se camina por el pueblo, pero no es el único edificio que vale la pena visitar. También están el Ex convento de San Bernardino, la Casa Humboldt y el Templo de San Miguel, entre otros. Si te gusta probar algo diferente la especialidad local son los jumiles, pequeños insectos que incluso tienen su propia celebración: La Feria del Jumil llevada a cabo cada mes de octubre.

Tepoztlán

En la parte norte de Morelos, justo a las puertas del Parque Nacional El Tepozteco. El Pueblo Mágico de Tepoztlán se encuentra a solo una hora y media manejando desde el DF.

¿Por qué vale la pena ir?

Razones para visitar Tepoztlán sobran. Su clima es envidiable, las calles del pueblo son muy agradables para caminar y las montañas que lo rodean son espectaculares. Debido a que es el lugar de nacimiento de Quetzalcóatl el pueblo tiene una energía especial, por lo que muchas personas vienen a meditar, relajarse y recargar las pilas. El mejor sitio para esto es en la cima del cerro El Tepozteco, en el templo dedicado al dios del pulque. La caminata no es fácil pero las vistas desde la cima son imperdibles. En el pueblo también vale la pena visitar el Templo de la Natividad, cuya entrada está decorada con imágenes hechas a bases de semillas, cuyos diseños cambian cada año.

Malinalco

Al sur de Toluca, en el Estado de México. A solamente 97 kilómetros del D.F. la ruta en coche te toma menos de dos horas.

¿Por qué vale la pena ir?
Además de tener una deliciosa temperatura promedio anual de 20 grados centígrados, Malinalco es un pequeño Pueblo Mágico donde se ve el pasado indígena y colonial de México. Sube al Cerro de los Ídolos para visitar el Santuario de los Guerreros Águila y Jaguar, esculpido directamente en la roca. De regreso en el pueblo encuentras el Ex convento Agustino, decorado con hermosos murales indígenas mostrando plantas nativas de importancia cultural para los locales.

Cada miércoles se lleva a cabo un tianguis donde se venden artesanías, obras de barro, cuero y madera.

Tequila   

Tequila es un municipio y un poblado del estado de Jalisco, en México. El nombre de Tequila proviene de la palabra náhuatl Tekilan, (Lugar de los trabajadores).

Es un “pueblo mágico”. Tequila es conocido por darle su nombre al tequila, al ser uno de los territorios donde éste se produce.

Sus primitivos pobladores fueron chichimecas, otomíes, toltecas y nahuatlacas. El poblado estuvo en un principio asentado en un lugar que se llamó Teochichán o Techinchán: lugar del dios todopoderoso o donde abundan los lazos y trampas.

El municipio de Tequila está situado en diferentes relieves, tiene pocas tierras planas, a excepción de algunos pequeños valles, su orografía es muy irregular. A las orillas del río Santiago y Chico hay 700 metros sobre el nivel del mar; al sur del municipio se registran hasta 2.900 metros (cerro de Tequila); en la parte norte las alturas son de 1.700 y 1.800 metros, pero al este en la Sierra de Balcones hay alturas de 2.300 metros.

Tequila posee un clima subtropical semiárido, con inviernos y primaveras secos y templados. La temperatura media es de 23,2 grados Celsius, con una media de precipitación de 1.073,1 milímetros. Las lluvias ocurren habitualmente entre los meses de junio y octubre.