Los mexicanos nos hemos logrado distinguir en el mundo a través de la cocina, y es que en cada estado los sabores varían tremendamente y siempre deseas probar un poco de todo. A continuación te mencionamos tres estados que destacan por su sabor en la cocina.

Un lugar bello por tradiciones y cultura sin duda es Oaxaca, pero ¿qué pasa cuando nombramos las famosas tlayudas? Si ya las probaste de seguro se te acaba de antojar una, y sino las conoces, estás muriendo de ganas por averiguar ese sabor imperdible. Y ni hablar del mole oaxaqueño que por excelencia, en cualquier presentación, tiene un sabor único y delicioso. 

Dentro de las especialidades culinarias de este estado también podemos encontrar tamales, insectos, antojitos fritos, la bebida de chocolate, el café y el mezcal; una curiosa mezcla de la influencia del pasado junto con las técnicas modernas de hoy en día te ofrecerán un menú espectacular en Oaxaca. Sin duda los sabores que degustarás aquí quedarán grabados en tu paladar y querrás volver en más de una ocasión. 

Oaxaca no es por nada uno de los mejores lugares que conservan tradiciones culinarias que han logrado sobrevivir y evolucionar a lo largo de tantos años.

¿Pensabas que sólo hablaríamos de Oaxaca y no de Chiapas? Pues estabas muy equivocado, ya que Chiapas, gracias a sus culturas étnicas y algunas influencias europeas, cuenta con un menú extraordinario para colocar sobre la mesa, abarcando desde café, chocolate, tamales y hasta frutos marinos.

Y es que en Chiapas podrás encontrar variación en cada población, como por ejemplo en Tonalá están las famosas tostadas de camarón seco, en Chiapa de Corzo hay la sopa de chipilín con bolitas (no te asustes, no es lo que piensas, el chipilín es una planta originaria de Centroamérica fácil de obtener en Chiapas, y las bolitas están hechas con masa) y por supuesto el caldo de caracol de río en Comitán. En bebidas para empezar cuenta con una amplia variedad de aguas de frutas, licores regionales y el pox, que es un destilado de maíces criollos de Chiapas, caña de azúcar y trigo.

Por esta ocasión no nos podemos olvidar de lo que podríamos encontrar en el centro del país, ya que debido a la gran oferta de producción en la naturaleza del Estado de México también podremos encontrar una amplia gastronomía mexiquense, algunas de las comidas que podrás encontrar en este lugar van desde los simples embutidos hasta los tamales, alimentos prehispánicos, pescados frescos, licores de fruta, chorizo verde, pulque, conejo asado, barbacoa, trucha estilo “Malinalco” o mojarras fritas, quesadillas de flor de calabaza o huitlacoche fresco, chinicuile o escamoles… en fin, un paraíso gastronómico para quien desea probar auténtica comida mexicana. 

Visitar algún tianguis estando en el Estado de México es una de las mejores opciones, ya que podrás experimentar el auténtico sabor. Y no es que digamos que la comida en los restaurantes sepa mala, pero la comida callejera en este lugar tiene una muy buena fama, ojo, siempre y cuando se vea todo con buena pinta.