México es un país rico en muchos sentidos. En todo el mundo es reconocido por su cultura, alegría y tradiciones, ya sea desde sus particulares fechas como el Día de Muertos y la hospitalidad que distingue al buen mexicano.  La cultura mexicana y todas aquellas manifestaciones donde se expresan las tradiciones son más que un gran ejemplo de todo lo que el legado histórico de nuestras tierras que dejó a raíz del encuentro de dos mundos: el indígena y el europeo. Pero además de todo esto, existen aportaciones originarias de estas tierras mexicanas que han deleitado a millones de personas. Se trata del placer culposo de muchos, como el chocolate, el esencial maíz, el tradicional chile y la exquisita flor de vainilla.

Si eres de México seguro ya sabías esto, pero si no, no te sientas mal aquí estamos nosotros para contarte cómo fue que surgieron estas maravillas comestibles para deleitar a miles de millones de personas en todo el mundo. 

 

El chocolate o cacao es uno de ellos, uno de los mejores sabores dulces en el mundo. Hemos deleitado este sabor desde hace más de 3 mil años, y se cree que el chocolate fue descubierto por accidente, ya que originalmente se buscaba realizar cerveza con la pulpa de las vainas del cacao, pero fue después que aprendieron a utilizar los desechos que este proceso dejaba. El cacao tiene su origen en Mesoamérica, en donde se ocupaba como moneda para conseguir mercancía y para hacer bebidas en honor a los dioses. Los olmecas lo cultivaban, pero no fue hasta la intervención de los mayas que decidieron comenzar a utilizarlo.

El cacao es la materia prima para crear el chocolate. Fue en el siglo XVI los españoles decidieron llevar el chocolate a Europa. Desde 1661, el chocolate es uno de los alimentos más consumidos alrededor del mundo y no fue hasta 1894 que surgieron las barras de chocolate tal y como las conocemos hoy en la actualidad.

 

El maíz también es originario principalmente en México y en él se producen más de 18 millones de toneladas de maíz al año. En México el maíz pasa a formar parte de la alimentación diaria de las familias de miles de mexicanos, porque comer sin tortilla no es comer.

Se cree que el maíz tiene su origen hace más de diez mil años y fue tarea de los Mesoamericanos domesticar el cultivo de esta planta. Los españoles, como la mayoría de productos prehispánicos, dieron a conocer el maíz tras la conquista de América. Actualmente, el maíz es el producto de mayor cultivo en el país mexicano (incluso, algunos historiadores llegan a considerar a México como la tierra del maíz, esto comparado con cualquier otro país del “Nuevo Mundo”) y se comercia en todo el mundo.

El maíz entero se utiliza en sopas como el pozole y los menudos y el maíz molido en bebidas como el pozol, tejate, taxcalate, pinole y una gran variedad de atoles. El maíz fermentado se utiliza en bebidas como el tesgüino, chicha y tepache. Sólo en México, se han identificado al menos 600 formas de preparar el maíz en la alimentación.

Algo que no puede faltar en ningún platillo tradicional de México es el chile (de ahí la frase “Tan mexicano como el chile”). Hoy en día, el chile reina como la especie más cultivada en el planeta, pero antes de que conquistara las diferentes cocinas alrededor del mundo, fue domesticado en Centro y Sudamérica. Existen teorías que el origen fue en algún lugar de Tamaulipas y Puebla, alrededor de hace 9 mil años atrás.

Ese famoso sabor que nos distingue como mexicanos al querer siempre agregar a todo tipo de platillos. ¿Pozole? chile, ¿tostadas? chile, ¿tacos? chile, ¿chile? más chile.  

Hace ocho mil años, pobladores de México lograron domesticar algunas especies de chile (Capsicum), más tarde la historia se repite, Cristóbal Colón lo llevó a Europa y de ahí se extendió a Asia. Debido al tamaño del chile y además de que puede disfrutarse estando crudo o seco su exportación no tuvo problemas en aquellas épocas. De seguro el chile 

Uno de los sabores más preferidos por todo el mundo,además del clásico sabor chocolate y sabor fresa (los cuales conforman el famoso sabor “Napolitano” en helados), en México tenemos la vainilla, la cual recibe su nombre a partir de la llegada de los españoles; fue nombrada así ya que sus frutos, de entre 15 y 30 centímetros de largos, se asemejan a las vainas de espada. Originalmente tenían el nombre de Ixtlilxochitl o Tlilxóchitl (Flor Negra) ambas palabras de origen náhuatl; en totonaco también la conocían como Xanat o Shanat, Caxixanath y Suchel. Esta flor pertenece a la familia de las orquídeas, es de clima húmedo y se ha encontrado principalmente en la Sierra Madre de Oaxaca, en la Selva Lacandona de Chiapas y en el sur de Quintana Roo.

La cultura de los mayas y aztecas utilizaban la vainilla para enriquecer una bebida de cacao destinada a nobles y guerreros. 

Estas delicias fueron introducidas por México para el resto del mundo. Sin duda como buen mexicano ya tenías tus sospechas pero ahora que ya lo sabes, ¿cuál delicia mexicana es tu favorita?