Hongos naranjas de la Sierra de Huajicori, Nayarit

con Alondra Maldonado

(Crónica de viaje)

Alondra Maldonado es una Chef nayarita dedicada a algo más que la cocina, el argumento que realmente la caracteriza es tener una afición natural a los viajes, a las experiencias culturales, a visitar zonas del estado de Nayarit que no son turísticas y que, sin embargo, guardan gran parte de la identidad y riqueza cultural de nuestro pueblo. 

 

La marca de la Chef Alondra se ha consolidado por sus importantes aportaciones a la investigación gastronómica en Nayarit, que previo a ella era prácticamente inexistente. Alondra aglutina cientos de recetas, consejos e historias emanadas de la cocina, en su libro Sabores de Nayarit, ganador del Gourmand Award al mejor libro de cocina local del mundo. 

 

Desde hace tiempo, en Mi Tierra hemos seguido los pasos de esta chef, que sin duda se ha vuelto referente de Nayarit en temas gastronómicos, culturales y de arraigo a la tierra.  En esta ocasión, la acompañamos a la Sierra de Huajicori, para conocer los hongos de temporada.

 

El viaje inicia en Bahía de Banderas y hay que cruzar prácticamente todo el estado de Nayarit, vamos de un extremo a otro, aproximadamente 12 horas de camino, entre carreteras federales, caminos y brechas. La intención principal de Alondra, es que estos hongos sean comprados por distinguidos restaurantes de la ciudad de Tepic y de Puerto Vallarta, consolidando así un ingreso extra para las familias que habitan en la sierra.  

Resulta sorprendente cómo es que dentro de un estado tan pequeño podemos encontrarnos con todo tipo de climas, pasando por el calor costero, que predomina en muchos puntos de la entidad, hasta el frío serrano que resulta increíble de creer en pleno mes de agosto. 

 

Después de las mencionadas horas de camino, se llega a la comunidad de Llano Grande, que, a juicio de la misma Alondra, es una de las zonas más bellas de la sierra nayarita, pues ella las ha recorrido prácticamente todas. 

 

Una vez en la comunidad, somos recibidos por la familia de Erick, un poblador y fiel acompañante de cada aventura que Alondra realiza por aquellos lugares. 

 

Los hongos de temporada, como su nombre lo dicen, naces únicamente en el periodo de lluvias, apenas la tierra se pone húmeda. Crecen entre la hojarasca de pino y encinos que nutren aquellos terrenos, es realmente una experiencia sorprendente ver tan sofisticados hongos crecer sin más cuidado que el que le da la naturaleza misma. 

 

Para salir a recolectarlos hay que madrugar bastante, a las 5 de la mañana inicia el proceso, se camina alrededor de una hora para llegar de la comunidad a donde encontramos el primer hongo, que no es un sitio específico, sino, una labor de azar.

 

Al ir caminando se debe tener la mirada fija en el suelo, esperando ver aquellos sombreros colorados que tienen los hongos.  Los podremos encontrar en todos sus niveles de crecimiento, desde que nacen de una cubierta de tela que asimila a un huevo, hasta que su sombrero está completamente abierto y puede medir hasta 35 centímetros. 

 

Hay que almacenarlos en una canasta y transportarlos con cuidado para evitar que se maltraten. Una vez llegados a la comunidad, resulta imposible evitar comerlos, se preparan en sopa o asados en el comal, es un sabor exquisito, un sabor a hongo. 

 

En esta experiencia descubrimos que la sierra nayarita esconde uno de los platillos más ricos y desconocidos de nuestra gastronomía, sin duda estos hongos podrían servirse en cualquier restaurant, como busca hacerlo Alondra Maldonado.