Sin duda México es un país que tiene encanto en sus calles, en su gente y por supuesto en la comida, pero también si prestas atención a los edificios, sobre todo aquellos que tienen más tiempo que tú en este planeta, de seguro encontrarás detalles cautivadores en cada columna. Un ejemplo de esto es San Miguel de Allende, ubicado dentro del estado de Guanajuato y considerada como una de las ciudades más bonitas de México. Su apariencia atractiva y cosmopolita lo hacen uno de los destinos preferidos para los amantes del arte de todo el mundo, de hecho encontrarás personas provenientes del continente americano dentro de esta ciudad que decidió quedarse por la magia que conserva el lugar. San Miguel de Allende es reconocida por la UNESCO, junto al Santuario de Jesús de Atotonilco como Patrimonio de la Humanidad, sin duda este lugar se destaca por su patrimonio histórico y arquitectónico, donde, si prestas atención notarás cómo cada detalle habla por sí solo. Uno de los sitios obligados a visitar estando en San Miguel es la Parroquia de San Miguel Arcángel, la cual es el símbolo que identifica a esta hermosa ciudad. Un precioso templo que te dejará encantado desde su fachada hasta su interior. Además puedes visitar también el Mercado de Artesanías donde se concentra la artesanía local hecha con metales, papel maché, vidrio soplado y más cosas. Mayoritariamente en el centro verás sus calles empedradas que hacen sincronía con sus edificios que algunos cuentan con patios arbolados y suntuosos interiores que sin duda harán que te enamores de San Miguel de Allende.