Cuatro Ciénegas cuenta con uno de los lugares más geniales en el planeta. Ciertamente no es como ningún otro ecosistema que se visite frecuentemente o incluso que uno pueda imaginarse siquiera que encontrará este paraíso en medio del desierto chihuahuense.

Cuatro Ciénegas en algún punto fue una tierra húmeda y con agua. Las pozas que se encuentran dispersas por todo el desierto de este pueblo son de agua cálida e incluso algunas llegan a ser de agua muy heladas. También son ideales para quienes buscan nadar o bucear un rato.

Este lugar es oficialmente una reserva natural biológica mexicana ya que el ecosistema  es único en cuanto a flora y fauna que no  podrás encontrar en otro lugar del planeta. Te recomendamos tu estancia en Quinta Santa Cecilia durante tu visita y puedas visitar la mayoría de las pozas que se encuentran en esta zona. También la idea de contratar un guía local sería lo mejor para visitar los mejores puntos del lugar